Las manchas en la piel

El porqué de la aparición de manchas

Nuestra piel está compuesta por melanina, el pigmento natural más importante cuya función no es aportar una coloración estética a la epidermis, sino defender las capas profundas de la piel de los efectos dañinos de la radiación ultravioleta.

La melanina absorbe la radiación ultravioleta impidiendo que ocasione daños severos en los tejidos inferiores.

Cuando dicho pigmento no se reparte de forma uniforme, es decir, se acumula en algunas zonas de la piel, aparecen las llamadas “manchas cutáneas”.

 

Los factores más importantes que intervienen en la aparición de manchas son la melanina y los rayos solares; hay otros muy diversos, entre ellos se encuentra la genética, el paso del tiempo, y algunas causas hormonales puntuales, como por ejemplo el embarazo. Todo esto provoca cambios en la textura de la piel, aparecen manchas y deja de captar la luz.

 

Normalmente, las manchas brotan en los lugares que quedan expuestos al sol con mayor regularidad, como el rostro, el escote, las manos y los brazos.

El tratamiento de las manchas

Las manchas en la piel no son peligrosas para nuestra salud (si cambian de tamaño, de color o pican si pueden ser dañinas y debemos acudir a un médico), pero si son una cuestión estética que preocupa a muchas mujeres.

Los dermatólogos nos recomendarán el uso de cosmética especializada tanto para la prevención de su aparición como para su tratamiento en el caso de que ya estén en la piel. Estos productos perfeccionadores del cutis iluminan, atenúan las marcas oscuras y suavizan la textura de la piel para conseguir una piel perfecta y natural.

 

Para borrar las imperfecciones del cutis de manera instantánea, Ella Baché ha creado la línea Blanc de Teint. Esta receta de belleza se basa en el “licorice” (un complejo exclusivo a base de regaliz), un ingrediente muy poderoso, ya que perfecciona la pigmentación de manera natural. Restaura el color y la textura del cutis, independientemente de su edad o su tono de piel.

 

El regaliz lleva siendo utilizado en la medicina tradicional china desde hace siglos, ya que destaca por su acción como estimulante de la energía vital e iluminadora del cutis. Es rico en glabidrina, un ingrediente activo que inhibe la acción de la tirosinansa, encima que interviene en la producción de la melanina en la piel.

Además,  el regaliz modula la luminosidad de la piel en función de su color, es decir, evita el efecto “halo” que puede percibirse con otros tratamientos de pigmentación.

 

El resultado es un cutis nítido y equilibrado, así como una textura de la piel más suave. 

Consejos adicionales

La primera recomendación es acudir cada cierto tiempo a un instituto de belleza en el que una persona especialista en el tema nos ayude a corregir las manchas de nuestra piel y nos recomiende un tratamiento para seguir en casa.


Un peeling realizado por una experta, permitirá que la piel se regenere y que su textura se afine y suavice.

La profesional utilizará productos muy activos, pero escogerá la dosis adecuada a la piel para evitar cualquier riesgo. El objetivo de esto es lograr tener un cutis perfecto. Se conseguirá mediante el trabajo de fórmulas específicas que contengan el mencionado regaliz, sobre dos tipos de células: los queratinocitos, para atenuar cuanto antes las manchas antiestéticas; y en los melanocitos, causante de las manchas.


En casa, podemos realizarnos exfoliaciones periódicas semanales; las cuales nos permitirán tener la superficie de la piel sana y equilibrada, ya que los melanocitos se encuentran en la epidermis y si la piel siente que está desprotegida tenderá a emitir señales de alerta (una de ellas es el aumento de la fabricación de la melanina).


Otra de las cosas que hay que saber es que los peores enemigos de la piel son los rayos UV del sol: debemos recordad que en España la radiación solar es fuerte durante todo el año, no solo en los meses de verano. El sol siempre puede hacer daño si no se cuenta con la protección correcta.

 

Aunque el sol es necesario, no debemos exponernos a este en las horas centrales del día ni durante largos periodos de tiempo.

Para que el cuerpo se beneficie del sol sin alterar la belleza natural de la piel, lo mejor es aplicar una crema con un factor de protección solar sobre la crema de día habitual.

 

Estos sencillos consejos lograrán un cutis perfecto, sin manchas y además harán que la piel envejezca con menor rapidez.


Compartir



Escribir comentario

Comentarios: 0